Mundo Medicinas
Buscar en el sitio:

Al principio era la corteza del sauce.

Aliviar el dolor es uno de los propósitos más antiguos del hombre. En los albores de la civilización eran los hechiceros y curanderos quienes, mediante prácticas de sugestión o hipnosis, intentaban mitigar el dolor.
Mas tarde el hombre comienza a familiarizarse con las propiedades curativas de las plantas.

Hacia el 400 A.C, en Grecia, Hipócrates-Padre de la medicina occidental- utiliza corteza de sauce, administrada como infusión para aliviar dolores, reuma y bajar la fiebre.
Existen indicios de que otras tantas culturas de la antigüedad, incluso algunas establecidas en América, tuvieron en el sencillo árbol del sauce un aliado contra el dolor.

A pesar de su extendido uso, sobre todo a nivel de medicina popular, la corteza de sauce y sus aplicaciones terapéuticas no fue objeto de firmes investigaciones hasta principios del siglo XIX.
El Dr. Buchner, profesor de farmacia de la Universidad de Múnich, fue quien el 1828, al precipitar tanino y otras impurezas de un extracto de corteza de sauce, y proceder luego a evaporar, obtiene una sustancia amarillenta a la que dio el nombre de SALICIN, derivado de SALIX, nombre latino del sauce.
Posteriores ensayos realizados en Francia permitieron avanzar en la obtención de acido salicílico en estado puro.

Aspirina, para siempre Aspirina

Estamos en 1897; en los Laboratorios de Bayer, un joven químico. El Dr. Félix Hoffmann, realiza intensos estudios procurando mejorar la composición de los salicilatos.
El padre de Félix sufre desde hace años graves dolores reumáticos y los preparados conocidos hasta el momento ya no le surten efecto, además de ocasionarle desagradables trastornos gástricos. Félix piensa en su padre e insiste en sus experimentos. Finalmente sus trabajos resultan exitosos: en 1899 nace ASPIRINA.

De esta manera da comienzo la carrera de uno de los productos más interesantes desde el punto de vista farmacológico que ha desarrollado una historia sin precedentes y desde todo punto de vista apasionante.

Aspirina un producto seguro

Como ningún otro medicamento, ASPIRINA fue aceptada por los médicos en la práctica clínica diaria. A pocos años de su nacimiento, su masivo empleo había superado todas las previsiones-
La fabricación del producto adquiere entonces grandes dimensiones que exige permanente adecuación por parte de Bayer.

Un año después de la introducción de ASPIRINA en el mercado, Bayer decide cambiar la presentación original en polvo, para dar paso a los comprimidos.
De este modo, ASPIRINA fue el primer medicamento importante que se presento en comprimidos.
Aspirina un producto asombroso

El desarrollo del progreso científico ha adoptado formas espectaculares. En el campo de la medicina, la investigación alcanza en pocos meses resultados que antes precisaban años. Cada minuto se crea una nueva fórmula química, cada tres minutos una nueva relación física y cada 5 minutos se procesa un descubrimiento medico. En este vertiginoso panorama, el que un fármaco perdure más de nueve decenios es un fenómeno excepcional.

ASPIRINA es un producto asombroso no solo por su dilatada vigencia.